LlamarContactar

  El futuro ya no se concibe sin energías limpias. El espectacular crecimiento conseguido en 2019 posiciona al sector fotovoltaico como un motor de la recuperación económica y uno de los sectores que se han visto más beneficiados ha sido el de la inspección de instalaciones fotovoltaicas mediante drones.

  En este post vamos a hablar de la situación actual de la fotovoltaica en España y de cómo ha sido su evolución en los últimos años.

 Razones del avance del sector fotovoltaico en España

   Además de factores que todos conocemos, como la excelente posición geográfica de nuestro país y una creciente concienciación, tanto por parte de la población como de las instituciones, el verdadero impulso recibido por las subastas de renovables y por los ambiciosos objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) ha sido la clave de esta explosión de la fotovoltaica después de una década de total estancamiento.

placas-solares

  Por otro lado, España tiene una fuerte posición en la cadena de fabricación, al contar con empresas con tecnología propia en los elementos de mayor valor añadido de la cadena de valor (electrónica de potencia, seguidores, estructuras, diseño, promotores…) y con empresas líderes a nivel mundial, especialmente en la fabricación de seguidores solares y de inversores.

 Evolución del sector fotovoltaico en los últimos años

 El nacimiento de la energía fotovoltaica en el sistema eléctrico español se remonta a 1984. Fue en ese año cuando Iberdrola instaló en San Agustín de Guadalix (Madrid) la primera central fotovoltaica conectada a la red. Esta conexión, de solo 100 kWp, fue la única con la que contó la península durante casi 10 años.

  Ante el insuficiente desarrollo de las renovables, la legislación cambió varias veces  para fijar unas primas y tarifas reguladas fijas hasta que las grandes instalaciones fotovoltaicas resultaron muy beneficiadas. Su alta rentabilidad favoreció gran cantidad de inversiones, sobre todo en suelo, y en dos años se multiplicó por 27 la potencia instalada a finales de 2006. Un crecimiento espectacular.

grafica

  Tras una década de estancamiento como consecuencia de la crisis, la paralización del sector de la construcción y la retirada de estímulos, tuvo una caída muy importante de la que poco a poco se ha ido recuperando.

  Las primeras buenas noticias empezaron en junio de 2019, el mejor año de la historia para la fotovoltaica en España, que se situó como líder a nivel europeo y el sexto a nivel mundial. Ese año, en un solo mes se instalaron más MW de fotovoltaica que en los últimos siete años. Según la Unión Española Fotovoltaica (Unef), se instalaron 4.201 MW en plantas en suelo (un 16.000% más) y unos 459 MW de instalaciones en régimen de autoconsumo (un 95% más), superando con creces el hito de 2.733 MW alcanzado en 2008.

   A partir de ahí, la capacidad fotovoltaica no ha parado de crecer, con cifras que han superado los dos dígitos en algunos meses. Pero los récords no se acaban aquí; solo en la primera mitad de 2020, la fotovoltaica ya produjo más electricidad que en todo 2019 y un 20% más que en 2018.

 Situación actual del sector fotovoltaico en España

 En 2018, cuando el sector tenía una actividad moderada comparado con 2019, su contribución directa al PIB español fue de más de 3.220 millones de euros.

 Este crecimiento del sector fotovoltaico ha generado un impacto positivo también a nivel económico y social.

  En 2019 la contribución directa del sector fotovoltaico al PIB español fue de 5.000 millones de euros (0,26%), continuando la tendencia alcista que se observó los años anteriores (0,22% en 2018 y 0,20% en 2017).

 Además, el sector de la energía fotovoltaica se ha confirmado como un exportador neto y el impacto económico de las exportaciones fue de 3.540 millones de euros en 2019, un 54% más que en 2018.

 Si desea ampliar información sobre las inspecciones de plantas fotovoltaicas con drones o contratar nuestros servicios, no dude en ponerse en contacto con nosotros   y le atenderemos con mucho gusto.

situación-fotovoltaica

  Desde el punto de vista del empleo, se produjo un incremento en la generación de puestos de trabajo, generando alrededor de 60.000 puestos de trabajo (de los que 17.194 fueron directos, 21.292 indirectos y 20.213 inducidos, respectivamente) antes del comienzo de la crisis por COVID-19.

El futuro del sector fotovoltaico

  Tras un 2020 completamente atípico a causa de la pandemia, estas cifras auguran buenos tiempos para el sector.

   Pero España todavía tiene que ponerse al día. Hasta ahora, se han instalado poco menos de 8,7 GW de PV, mientras que, en Alemania, donde el sol es más pobre, pronto alcanzaremos los 52 GW. Sin embargo, España tiene planes y puede compensar rápidamente el «tiempo perdido» o la energía fotovoltaica instalada perdida. Según el gobierno, se agregarán alrededor de 3 a 4 GW cada año.

  La Comisión Europea, por medio del Plan Verde Europeo, ha recomendado encarecidamente a los países que utilicen el Fondo de Recuperación, entre otras cosas, para la transición ecológica y el Gobierno español se ha comprometido a dedicar a ello un 37% del dinero recibido.

 Según previsiones de la SolarPower Europe, se espera que en 2022 se instalen 8,8 GW y que la capacidad total instalada en España sea de 14,6 GW a finales de 2022.

  El PNIEC español ha designado la fotovoltaica como la tecnología que liderará la transición energética y la descarbonización del sector eléctrico en España. El objetivo del Plan es llegar a casi 40 GW de fotovoltaica en 2030 y situarse como la segunda tecnología en capacidad instalada, solo por detrás de la eólica.

  En este contexto de expansión de la energía fotovoltaica, cobra especial importancia la aportación de los drones en la optimización del rendimiento de las instalaciones:
   A nivel operativo se mejora la inspección de los paneles y se reducen los tiempos de inspección y post-procesado. Del mismo modo, la mejora de los procesos de operación y mantenimiento permiten minimizar los costes y maximizar el tiempo de vida de las instalaciones solares.