LlamarContactar

Volar drones de forma recreativa en España es algo a lo que cada vez estamos más acostumbrados; es más, hace ya algún tiempo que estamos inmersos en una auténtica revolución de los RPAS (Remotely Piloted Aircraft System).

Lo que no es tan habitual, es estar al día de la normativa vigente sobre su uso profesional y es por esto que, en este artículo, encontrarás respuesta a todas las dudas que te puedan surgir antes de contratar un servicioinspecciones industriales o de grabaciones con drones en nuestro país.

Debido a la  actual situación de pandemia por el Covid-19 la implantación de la Normativa Europea, prevista para el 1 de julio de 2019, se retrasa hasta el año 2021. Con todo, la española es una de las normativas más restrictivas a nivel europeo con lo que la entrada en vigor de la nueva Normativa apenas supondrá grandes cambios para el sector.

A continuación pasamos a dar unas pinceladas básicas pero imprescindibles, para comprender la normativa actual por la que se rige el sector profesional de los drones en España.

normativas-de-drones

Requisitos para poder ofrecer servicios profesionales con drones

El Real Decreto 1036/2017 establece que, para volar drones de con fines profesionales en España, es obligatorio tener el certificado de piloto de dron  y trabajar para una operadora o estar registrado como operadora de drones ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), el organismo autónomo que regula todo lo referente al uso de estas aeronaves.

Además, cada piloto debe estar en posesión de un certificado médico de clase LAPL para pilotar drones de hasta 25 kg o uno de clase II en caso de que superen esos 25 kg.

Por último, es también obligatorio contar con un seguro de responsabilidad civil aeronáutico por cada aeronave.

normativa-de-drones

Regulación del espacio aéreo

Se trata de la porción de la atmósfera terrestre (ya sea sobre tierra o agua) que está regulada por un Estado. Esta definición excluye todo aquel espacio dentro de un recinto cerrado o completamente techado.

En la operación de RPAS hay que tener muy claro este concepto, ya que operar sin autorización en espacio aéreo implica graves infracciones. Como comentábamos anteriormente, AESA asume las competencias en esta materia.

El espacio aéreo se clasifica a grandes rasgos en:

Espacio aéreo controlado (CTR) 

Por norma general no se puede volar en espacio aéreo controlado, aquel en el que todas las aeronaves están sujetas al control de tránsito aéreo de un aeropuerto aeródromo.

Si la actividad profesional tiene que desarrollarse dentro de los límites de un CTR, es necesaria una autorización previa de  AESA y cumplir escrupulosamente los requisitos. Entre ellos, es obligatorio tener el título de Radiofonista Aeronáutico y acreditar el dominio del idioma en el que se produzcan las comunicaciones pertinentes.

Espacio aéreo no controlado:

 No es necesaria ninguna autorización previa para desarrollar la actividad, salvo en casos muy concretos como: 

Zonas Peligrosas  (D, Dangerous): Son zonas en las que se realizan vuelos de prueba o se lanzan cohetes y misiles, entre otras.

Zonas Restringidas (P, Prohibited) : Suponen una restricción máxima. Se  busca proteger centrales nucleares o propiedades de la Casa Real, entre otras.

Zonas Prohibidas (R, Restricted): Sólo pueden sobrevolarlas aeronaves del Estado en caso de emergencias. Se trata de Parques Nacionales, zonas de entrenamiento de aviones militares, etc.

Zonas con fauna sensible (F): Espacios protegidos que no alcanzan la categoría de Parque Nacional.

Áreas Restringidas Temporalmente (TRA): Zonas en las que se restringe temporalmente el vuelo por actividades desarrolladas en ellas como exhibiciones aéreas,  ejercicios de paracaidismo, aeromodelismo, vuelos de otros drones, etc.

Áreas Temporalmente Segregadas (TSA):  Zona que se segrega del espacio aéreo temporalmente a petición de un usuario. Ni siquiera pidiendo autorización pueden volar otras aeronaves mientras el usuario realice su actividad.

normativa-de-drones

Planificación del vuelo

Es necesario que antes de cada vuelo se planifiquen una serie de aspectos fundamentales para llevar a cabo un vuelo satisfactorio dentro de los márgenes de seguridad.

Esta planificación requiere:

– Solicitud con antelación de los permisos correspondientes al espacio aéreo en el que se vayan a realizar dichos trabajos.

– Un estudio de los informes y pronósticos meteorológicos actualizados.

– Medidas alternativas en caso de que el vuelo no pueda completarse como estaba previsto debido a las condiciones climatológicas.

– Análisis exhaustivo del terreno, obstáculos y la posibilidad de interferir con otras aeronaves.

normativa-de-drones

Vuelos en zonas urbanas con fines profesionales

Hay que tener en cuenta que no se puede volar sobre grupos de personas ni sobre edificaciones, salvo que contemos con un permiso específico por parte de AESA, obtenido tras presentar un exhaustivo informe de seguridad de la operación.

Respecto a los vuelos entre edificaciones , debemos mantener una distancia máxima de 100 metros hasta el dron y una altura máxima de 120 metros sobre el edificio más alto en un radio de 600 metros.

Además, se deberán cumplir estos otros requisitos:

  • La aeronave no debe superar los 10 kg de peso por motivos de seguridad civil, estructural y patrimonial.
  • El vuelo siempre se realizará dentro del alcance visual del piloto (VLOS).
  • Se recomienda un margen de seguridad de 50 metros horizontales entre el dron y cualquier edificación.
  • El dron debe estar provisto de algún sistema amortiguador de caídas, como puede ser un paracaídas, airbag o similar.

Respecto a los drones con peso inferior a los 250g hay mucha confusión. Estos sí pueden volar en zonas urbanas pero únicamente en aquellos entornos urbanos que no estén dentro de los límites de un CTR.

Aun así, también deberán cumplir una serie de pautas:

  • Pueden volar sobre aglomeraciones de personas, zonas urbanas o edificios, siempre que no superen los 20 metros de altura desde el suelo.
  • No pueden volar en Parques Nacionales, zonas de conservación de fauna, Reservas de la Biosfera, y demás espacios naturales protegidos.
  • Deben respetar la norma de no volar en un radio de 8 km de cualquier aeropuerto, aeródromo u otros espacios aéreos controlados.
  • Si el dron lleva cámara, también hay que tener cuidado en no vulnerar la Ley de Protección de datos y el Derecho al Honor e Intimidad de las personas.
normativas-drones

Vuelos nocturnos con fines profesionales

Los vuelos nocturnos sólo están permitidos bajo autorización expresa de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), mediante la presentación de un estudio aeronáutico de seguridad específico (SORA).

Como medida extra de garantía, el dron deberá incorporar luces para maximizar su visibilidad.

Por último, el dron no debe superar los 10 kg de peso, en cuyo caso, se verá denegada la operación por motivos de seguridad.

normativa-drones

Además de seguir la legislación, es necesario volar con sentido común

En MiradaCenital Drone Services nos mantenemos actualizados de las diferentes restricciones  y actualizaciones que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea va implantando.  Nuestro  objetivo prioritario es maximizar la seguridad de todas nuestras operaciones.